Por qué el tsunami en Indonesia fue tan destructor

Por qué el tsunami en Indonesia fue tan destructor
¡Comparte esta nota!

El terremoto y el tsunami que golpearon a Indonesia el 28 de septiembre han dejado más de mil 200 muertos hasta el momento. Este martes continúan las operaciones de búsqueda en la isla de Célebes e incluso la policía ha aumentado su vigilancia para evitar saqueos en los comercios.

La ciudad de Palu localizada en Célebes, y Donggala son las zonas más siniestradas del desastre provocado por el sismo de 7,5 que estuvo seguido por un tsunami.

Los factores que aumentaron el nivel de destrucción de ambos fenómenos son diversos y van desde la localización geográfica de Indonesia hasta la escasa advertencia que se emitió sobre el peligro que se avecinaba.

Fallas en las alertas

Algunos lugareños han afirmado que las sirenas que alertan este tipo de emergencias no sonaron mientras que las alarmas por mensajes de texto no se enviaron correctamente debido al colapso en las torres de telefonía durante el terremoto.

Además, las autoridades locales habían levantado la alerta de tsunami que se imitó inicialmente poco antes del desastre y el sistema de detección temprana de tsunamis no ha estado en buen funcionamiento en Indonesia durante los últimos años.

Tsunami desproporcionado

Científicos se han sorprendido por los daños que provocó el tsunami pues su tamaño es desproporcionado en función con el terremoto que lo precedió.

Una tragedia del nivel que ahora enfrentan los indonesios sólo ocurre después de un megaterremoto pues provocan que grandes secciones de corteza terrestre se muevan verticalmente a lo largo de una falla produciendo el desplazamiento de grandes cantidades de agua y olas que pueden viajar a gran velocidad durante miles de kilómetros.

En el caso del desastre en Palu y Donggala, la falla se rompió con un movimiento horizontal que se caracteriza por una magnitud menor.

Suelo “derretido” en Palu

La ciudad se encuentra al final de una estrecha bahía y su suelo se transformó en una masa líquida debido a que el terreno no es compacto y contiene agua.

El fenómeno conocido como licuefacción del suelo suele ocurrir durante un terremoto debido a que este tipo de movimientos hace que la superficie pierda firmeza.

Edificios enteros pueden terminar desplazados, hundidos e incluso volcados, por ello algunos habitantes pudieron observar aterrados cómo la tierra se movía, levantaba y deslizaba.

También te puede interesar

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *