Habitantes del sur de la Ciudad de México, exigen que el desarrollo de la Ciudad sea incluyente y participativo

Habitantes del sur de la Ciudad de México, exigen que el desarrollo de la Ciudad sea incluyente y participativo
¡Comparte esta nota!

Dada la coyuntura electoral, las diversas demandas de distintos grupos vecinales han quedado estancadas debido a la premura de la promoción de las campañas. Sin embargo, los desarrollos que han causado el descontento de la población continúan. A pesar de que ya no somos atendidos en las ventanillas del servicio público, nuestras exigencias siguen vigentes y la única forma de incidir en estos momentos, para muchas organizaciones, es presionar para que las nuevas normativas de la Ciudad cambien a nuestro favor.

Con lo cual, vemos con preocupación que existen propuestas de los candidatos a la gubernatura de la capital del país, que continúan reforzando políticas de desarrollo, que afectan la calidad de vida de los ciudadanos. Ejemplo de ello, se nota en no incluir una propuesta de política de tributación asequible para la mayoría de los habitantes y no ahondar en las proyecciones para normar el cumplimiento de los usos de suelo y la convivencia de mega edificaciones con habitantes aledaños.

De igual manera, es necesario que las plataformas políticas hablen de derechos, más no de recompensas. Los ciudadanos nos consideramos sujetos activos más no objetos de ayuda; por lo que, continuar con tarjetas, despensas o programas de asistencialismo, sin tomar en cuenta la participación de la ciudadanía, significa seguir reforzando las prácticas clientelares a las que ya estamos acostumbrados.

Todo este panorama, para los vecinos, no se puede traducir en desarrollo social, debido a que se promueve la inequidad para garantizar mayor poder de grupos políticos sobre colonias empobrecidas. Esto es notorio en los polígonos que están siendo transformados por los mega desarrollos inmobiliarios, donde las tácticas de fusión de predios, transferencia de potencialidades y zonas de acción por cooperación, resultan parte de una trayectoria de afectaciones y violaciones a nuestros derechos, que se esconde bajo la legalidad ofertada por los gobiernos de la capital.

Es por ello, que afirmamos que la organización ciudadana, no se encuentra a la expectativa de quien será el nuevo gobernante para la ciudad; para eso, reiteramos que ningún gobierno podrá garantizar nuestro derecho a una ciudad incluyente sino contiene prácticas que nos consideren como sujetos de derechos. Así, buscaremos que los candidatos se pronuncien ante las siguientes propuestas:

PARTICIPACIÓN CIUDADANA

  • Respetar la autonomía de asambleas populares, organizaciones comunitarias y pueblos originarios, los cuales fungen como un espacio de debate y acción para mejorar las condiciones de vida locales.
  • Asegurar la plena participación de la ciudadanía en todas las etapas para la elaboración de leyes, normas, planes y programas relacionados con el desarrollo social de la ciudad.
  • Espacios reales y vinculantes de coordinación entre las autoridades y la ciudadanía, con posibilidad de que se puedan discutir temas fiscales como el del impuesto predial.

 

CONSULTA Y CONSENTIMIENTO.

  • Se deben someter a consulta—previa, libre e informada—los proyectos de mega desarrollos para la transformación urbana.
  • Se deberán establecer mecanismos para que los mega desarrollos sean sometidos a un dictamen de impacto socio ambiental.

 

TRANSPARENCIA.

  • Modificar el criterio por medio del cual toda la información con la que cuenta el Sistema de Aguas de la Ciudad de México es considerada como de “seguridad nacional”.
  • Hacer público el presupuesto de programas sociales a las delegaciones y cómo operan estos en las diversas colonias de la ciudad. Además, contar con un programa de denuncia para que, ante actos de corrupción o uso indebido de los mismos, se puedan tomar las medidas necesarias para castigar a los responsables.

 

DESARROLLO URBANO.

  • Privilegiar los derechos humanos sobre el llamado “desarrollo económico” que trae consigo la explosión inmobiliaria.
  • Decretar una moratoria urbana hasta en tanto no se cuente con un diagnóstico amplio y profundo sobre las consecuencias de la explosión inmobiliaria.

 

POLÍTICA SOCIAL

  • Diseñar una política social basada en las necesidades de las personas, la cual garantice derechos sociales y no ayudas asistencialistas que se traduzcan en compromisos clientelares.
  • Favorecer la construcción de espacios recreativos, los cuales sean públicos y que permitan un esparcimiento sano y seguro.
  • Establecer espacios de participación ciudadana en el diseño de programas sociales.

 

LEGISLACIÓN LOCAL.

  • No aprobar ninguna Ley de Aguas o Desarrollo Urbano de la Ciudad de México sin contar antes con una amplia participación de toda la sociedad, y sin llevar a cabo la consulta previa a los pueblos originarios.

 

Con base en estos puntos, exigimos un alto a la política de discriminación social, donde se antepone una visión de desarrollo económico a la perspectiva de una ciudad incluyente. Este eje de acción, donde son los inversionistas los mayormente beneficiados, nos ha llevado a vivir una ciudad sin acceso diario a agua potable, con incrementos de polución y sin oportunidades de desarrollo al vivir sobre sistemas clientelares. Reiteramos que las cometidas por la administración de Mancera no puede ser parte de un discurso de borrón y cuenta nueva, ante las situaciones actuales exigimos la aplicación justa de la legalidad para hacer valer nuestros derechos.

El desarrollo debe ser participativo, mas no asistencialista.

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *