Con prueba se reduce el contagio del VIH al bebé

Con prueba se reduce el contagio del VIH al bebé
¡Comparte esta nota!

“Alberto”, como prefiere que lo llamen, tiene 45 años y desde hace 20 se lo diagnosticó como seropositivo. Antes de casarse fue pareja de una extranjera que murió de SIDA (Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida), que es cuando se manifiesta la enfermedad en portadores del VIH (Virus de Inmuno Deficiencia Humana).

“Alberto” se casó. Todo iba bien en su hogar hasta que su esposa enfermó gravemente y fue hospitalizada. Fue cuando le dieron el diagnóstico: tenía VIH, él la había contagiado. Tras la terrible noticia empezaron los exámenes, el tratamiento y la aceptación.
Pero hace 20 años había más dudas que certezas en torno al VIH, los esposos no tomaron precauciones y tuvieron un hijo, hoy de 16 años, que también es portador. Son una familia que día a día enfrenta el VIH, la discriminación y las dificultades.
“Alberto” señaló que su hijo nació por cesárea, pero no tomaron las prevenciones médicas, como ocurre ahora, cuando se les hace seguimiento a las embarazadas con VIH.
Campaña. De acuerdo a las cifras entregadas por el Ministerio de Salud Pública (MSP), este año se han presentado 38 casos de embarazadas con VIH, las cuales están bajo control. El año pasado fueron 40 los casos registrados y si se mira hacia atrás los casos no se reducen (Ver cuadro).
Melva Morales, jefa de Vigilancia de la Salud de la coordinación zonal del MSP, señaló que la campaña “Tu bebé sin VIH, hazte la prueba” busca detectar a tiempo si una embarazada es portadora, con lo que la probabilidad de que el bebé se contagie se reduce mínimo al 0,02% con el tratamiento, además de que el parto es vía cesárea.
Recordó que lo primero que debe hacerse una embarazada es el tamizaje del VIH, que “es la mejor prueba de amor para su hijo, para evitar la transmisión del virus”.
Cuando el niño nace se le hace el seguimiento hasta los 18 meses para confirmar si es portador.
Morales hizo énfasis en el riesgo para las amas de casa, que al no conocer la vida sexual de su pareja fuera del hogar, ellas no se protegen y muchas veces resultan contagiadas. Contrario a lo que se piensa, la mayoría de la población GLBTI sí toma precauciones.
La población heterosexual mayor de 24 años es la de mayor riesgo, recalcó.
Tratamiento. Entonces, el asunto no es estigmatizar sino que todas las personas se hagan el tamizaje (prueba) para que conozca su condición de VIH, para brindarles el tratamiento en las unidades de atención especializada que hay en Santo Domingo y en Portoviejo, Manta y Bahía de Caráquez en Manabí.
Actualmente hay 1.900 personas con VIH que reciben tratamiento con antirretrovirales en la zona 4. En el caso de los bebés se les entrega la leche sustituta, porque la madre no les puede dar de lactar por el riesgo del contagio.

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *