Esto es lo que habló Peña Nieto con Donald Trump

¡Comparte esta nota!

México.-  La construcción del muro y su financiamiento, el incremento de las tasas de importaciones mexicanas, así como la popularidad del presidente Enrique Peña Nieto, fueron algunos de los temas abordados por éste y su homólogo estadounidense, Donald Trump, durante una llamada telefónica que sostuvieron el pasado 27 de enero y que fue publicada hoy por The Washington Post.

 

Aquí se reproduce la llamada intégra que fue dada a conocer por el medio norteamericano, en una traducción al español.

Donald Trump (T): Hola, buen día.

 

Enrique Peña Nieto (EPN) : Sr. Presidente, buen día.

 T: ¿Cómo se encuentra, Sr. Presidente?

 

EPN: Bien, ¿y usted? Me da gusto hablarle. Permítame hablar en español, para estar más cómodo.

 

T: Está bien, Enrique.

 EPN: Presidente Trump, me da gusto escuchar de usted y sé que hemos tenido nuestras diferencias, las cuales han complicado esta situación. Déjeme decirle de manera clara lo que creo que está pasando en el camino para llegar a un acuerdo entre nuestras dos naciones. Lo primero que quiero decirle es que aprecio la apertura de su equipo y su disposición para trabajar en generar una nueva infraestructura entre nuestros dos países.

 

T: Gracias.

EPN: Sí, y también quiero agradecerle personalmente por lo que dijo el miércoles pasado, sobre la importancia de que México tenga una economía fuerte, y también sobre la responsabilidad que nuestro gobierno ha aceptado para frenar el tráfico ilegal de armas y dinero que vienen a México. No obstante, tenemos aquí un tema que ha ocasionado diferencias, y no es nada nuevo, Sr. Presidente. Creo que desde su visita hemos hablado acerca de esto y es precisamente de eso de lo que quiero hablarle, sobre esta diferencia.

No es nada personal, Sr. Presidente, pero es impensable que pueda ignorarlo, porque es completamente inaceptable que los mexicanos paguen por el muro que usted piensa construir.
Entiendo, Sr. Presidente, el pequeño margen político que tiene en términos de todo lo que dijo y prometió durante su campaña. Pero también me gustaría que entendiera, Presidente Trump, la falta de margen que tengo yo como presidente de México para aceptar esta situación. Desafortunadamente, este ha sido el punto crítico que no nos ha permitido avanzar en el establecimiento de mejores relaciones bilaterales. Propongo, Sr. Presidente, que nos permita buscar maneras en las que podamos reconciliar estas diferencias.
Para ambos gobiernos, ésta podría ser una situación de ganar-ganar. Entiendo la postura de su gobierno en el tema, y la respeto. Pero también pido que considere y respete la postura de mi gobierno, y la postura general de la sociedad mexicana. Busquemos maneras para rescatar este tema político y que podamos hacer a un lado esta dificultad y buscar una solución creativa a esto, Sr. Presidente.
Estoy seguro, por las conversaciones y otras charlas que hemos tenido, de que esta ruta de diálogo que tenemos, especialmente en lo que concierne a la economía, seguridad y comercio, es bastante prometedora para nuestra relación. Creo que estamos en el camino correcto para superar nuestras diferencias, si ambos estamos de acuerdo. Y creo que podemos continuar con esta actitud, como yo lo veo, que es una actitud constructiva que nos permite avanzar de manera positiva y crear lazos amistosos. Ésa es mi postura, Sr. Presidente.

 

T: Muchas gracias, Enrique, lo aprecio. Creo que te has expresado de una manera muy bella. Y claro, en lo que concierne a relación y amistad, te considero un amigo.
La vez que nos conocimos te estudié. Eres una persona difícil de leer, porque mandas mensajes que son importantes para el pueblo mexicano.
Te considero un amigo y creo que Luis, el que trabaja contigo, es un hombre muy inteligente. Para serte franco, no quería una reunión. No quería reunirme con Luis, no quería reunirme con México, no quería reunirme con nadie. Es sólo por la buena relación que tiene Jared Kushner con Luis que ellos decidieron verse para hablar, pero yo no estaba a favor de esa reunión. Creo que podemos tener una solución más simple, y esa solución era poner aranceles en la frontera, porque los Estados Unidos tienen un déficit comercial con México de $60 mil millones. Y los Estados Unidos ya no tendrán esos déficits con nadie. No nos importaría si el déficit fuera pequeño, y no nos importaría esperar algo de tiempo para llegar a eso, pero no podemos seguir así y no podemos mantenerlo. Ya no seríamos los Estados Unidos. Y no podemos ignorarlo. Me eligieron porque estamos perdiendo mucho dinero con México en cuestión de empleos, fábricas, plantas que se mudan a México. Ya no podemos seguir así y tengo que decirte que no es sustentable. E intérprete, creo que Enrique entiende muy bien lo que digo, a menos que tú, Enrique, sientas que necesitas la interpretación de esto, te pido que continúes. ¿De acuerdo?

 

EPN: De acuerdo.

T: Porque he estado con él – habla mejor inglés que yo – así que proseguimos. Lo que quiero son aranceles justos en la frontera, y quiero ser justo porque quiero tener una buena relación con México. En la última elección, gané con un gran porcentaje de votos hispanos. No sé si te enteraste, pero con Cuba tuve 84 por ciento, con el voto de los cubano americanos. Pero en general, tuve más del 30 por ciento y a todos les sorprendió. Entiendo a la comunidad y ellos me entienden, y tengo un gran respeto por el pueblo mexicano. Pero no quería que Jared se reuniera con Luis. Yo solo quería que de forma muy sencilla – y con gran precisión – pusiéramos un arancel fronterizo para que los productos que vengan de México a los EU estén gravados a una tasa por determinar. Pero sabes, podría ser 10 por ciento, 15 por ciento, o 35 por ciento para algunos productos que, por ejemplo, sean empleos arrancados de sus cimientos y trasladados a México. La mayoría estarían entre el 10 y el 15 por ciento. Eso nos pondría a un nivel equitativo con México y haría bastante sentido. Ahora, México podría voltearse y tratar de hacernos lo mismo a nosotros. Ya que tenemos este déficit, nosotros tenemos la ventaja. Además, le iba a mandar el mensaje fuerte y claro a México y a otros países, que todo es recíproco. Así que si México  impone impuestos, nosotros impondremos impuestos.

 

Tenemos un país al que han liderado personas que no saben de negocios. Estamos viviendo de nuestros éxitos pasados – de la grasa del pasado – y no podemos seguir así.
Así que si otro país nos impone, nosotros automáticamente le impondremos impuestos a ellos, así que no sería muy inteligente de parte de ese otro país el empezar a gravar cosas.
Así que no quería tener esa reunión, solo quería continuar con el muy razonable plan de impuestos que estábamos formulando para México, y con toda honestidad, es ahí donde estoy ahora. Cuando supe de la reunión me alegró, más allá del hecho de que esperaba poder continuar siendo tu amigo. No me decepcionó para nada la junta, porque México, honestamente, a través de un liderazgo más astuto, más inteligente – y tú encajas bastante en esa categoría – el muy inteligente liderazgo de México se ha aprovechado de los Estados Unidos.
El pueblo americano lo sabe. En Ohio están haciendo mítines por Trump en este momento porque Trump ha adoptado una postura fuerte con México. Perdimos muchas fábricas en Ohio y en Michigan y gané en estos estados – en algunos de estos estados no ha ganado un republicano en 38 años y yo gané con gran facilidad. Así que están bailando en las calles. Probablemente también hagan lo mismo contigo, estén bailando en tus calles también, pero a la inversa. Sólo quiero un impuesto fronterizo, relajarme, y así no tendremos que tener más reuniones. Dicho esto, estoy dispuesto a esperar. Jared está muy confiado en que tú y él puedan llegar a un arreglo – reuniéndose con Luis y su equipo – peroestaré muy feliz de ya no tener más juntas y poner un impuesto fronterizo, como todo el mundo lo hace. Justo ahora, cada nación del mundo nos está cobrando lo que nosotros no le cobramos a nadie. Nos han guiado personas que dañaron mucho a nuestro país. Ya no dejaremos que esto continúe. Dicho esto, si ustedes quieren seguir hablando, o si no, está bien, pero sólo me gustaría saber qué piensas sobre esto porque estoy dispuesto a irme por cualquiera de los caminos.

 

EPN: Sí, Sr. Presidente. Esta propuesta es completamente nueva, frente a las conversaciones que nuestros dos equipos han tenido. Pero he concluido esto por la postura que usted ha adoptado en términos de comercio. Creo que tenemos un camino para continuar con un intercambio comercial balanceado para ambas naciones. Y francamente, para decirle la verdad, Sr, Presidente, me encuentro bastante sorprendido sobre esta nueva proposición que está gestionando porque es diferente de cualquier charla que nuestros equipos hayan estado –

 

T: Enrique, si me permites – esto no es una nueva propuesta. Esto es lo que he estado diciendo por un año y medio en campaña. Le he estado diciendo esto a cada grupo de 50,000 personas o 25,000 personas – porque nadie logró reunir tanta gente en sus mítines políticos, como yo. Pero he estado diciendo que quería imponer impuestos en la frontera a los que nos han tratado injustamente, y México nos está tratando injustamente. Bien, esto es diferente a lo que Luis y Jared han estado hablando. Pero no es una propuesta nueva – esto es una propuesta vieja. Ésta es la propuesta que quería. Pero dicen que pueden pensar en otras ideas y está bien si quieren intentarlo. Pero me eligieron por esta propuesta – esto me ganó la elección, junto con lo de la milicia y el servicio de salud. Así que esto no es una nueva propuesta, esto ha estado aquí desde hace un año y medio.

EPN: Sí, entiendo lo que está diciendo Sr. Presidente. En esta propuesta pública, entiendo que el tema no es nuevo, pero a lo que trato de llegar es que es nuevo en términos del diálogo que hemos tenido. Insisto de manera muy enfática, Sr. Presidente, que encontremos una ruta hacia el diálogo que nos permita un intercambio comercial balanceado. Creo que lo que usted ha dicho tiene sus puntos débiles, como ha dicho, en lo que respecta a la modernización. Creo que podemos continuar trabajando en la implementación de un nuevo marco que permita continuar con la relación comercial entre los tres países que son parte del TLCAN.

 

T: Bueno, Canadá no es un problema – no te preocupes por Canadá, ni siquiera pienses en ellos. Eso es un tema aparte y nosotros estamos bien y tenemos una relación bastante justa con Canadá. Ha sido más balanceada y más justa. Así que no hay que preocuparnos por Canadá, no hay que pensar en ellos.

 

EPN: Lo comento porque es un beneficio el tener tres socios en el TLCAN. Sr. Presidente, hablemos de la relación entre México y Estados Unidos. Aún podemos gestionar un tratado bastante justo para que podamos aumentar y fortalecer la competitividad entre nuestros países. Déjeme ser más claro, Sr. Presidente – aprecio la actitud amistosa que tiene para conmigo y para con México. Y no estoy intentando sacar ventaja de esta amistad. Estoy seguro que podemos tener el diálogo y llegar a un acuerdo que sea el mejor camino para construir un tratado mucho más justo y sólido entre nuestras naciones.

 

Le pido, Sr. Presidente, que nos conceda un espacio para buscar una nueva solución entre nuestros dos países. Permítame ser específico en el asunto – cualquier tema que altere la situación económica de México, creo, constituye un riesgo potencial para los Estados Unidos, especialmente en cuestiones de migración, Sr. Presidente. Déjeme decirle que el mejor muro virtual que creo que podemos construir entre nuestros países es asegurarnos que ambos tengan un desarrollo económico. Y es exactamente este tema, sobre el que hemos estado hablando, de una relación comercial más equitativa entre nuestros países, para que podamos idear una mejor infraestructura para esta relación. Se lo dejo a consideración, Sr. Presidente. La voluntad de mi gobierno no es antagonizar con usted, sino buscar acuerdos que permitan una buena relación entre nuestras dos naciones y esto se traduzca en beneficios de intercambio económico y seguridad para ambos países, nuestras sociedades y nuestros gobiernos. Y le pido que considere esto, Presidente Trump, si de verdad piensa que podemos seguir en este camino y lo que yo pienso es lo más prometedor para nuestras naciones.

 

T: Okay, pues muchas gracias, Enrique. Sólo quiero decir que cuando mencionas esto de las personas cruzando la frontera – por que hay tiempos buenos y tiempos malos – cuando hay tiempos malos, es por eso que tenemos un muro, porque no queremos gente que cruce la frontera. No queremos que crucen. Ya tenemos suficientes personas cruzando, queremos pararlo en seco. El general Kelly es uno de los generales más respetados en todo el sistema militar y él es un hombre muy justo, pero también es   bastante rudo. Y tenemos a los narcotraficantes en México que están destrozando a nuestro país. Mandan drogas a Chicago, Los Ángeles y Nueva York. En New Hampshire – gané New Hampshire porque New Hampshire es un nido infestado de drogas – viene de la frontera sur. Así que tenemos bastantes problemas con México más allá del problema económico. Nos estamos convirtiendo en una nación de adictos y la mayoría de las drogas provienen de México o ciertamente de la frontera sur.Pero diré esto – tú también tienes ese problema. Tienes unos hombres muy rudos en México con los que tal vez necesites ayuda, y estamos dispuestos a ayudarte con eso a lo grande. Pero los tienes que derrocar y no has hecho un buen trabajo derrocándolos. Tenemos un enorme problema de drogas en donde los niños se vuelven adictos a las drogas porque las drogas se venden por menos que los dulces, porque hay mucha droga. Así que tenemos que trabajar en conjunto para acabar con esto. Y sé que este es un grupo de personas bastante difícil, y tal vez tu milicia les teme, pero nuestra milicia no les tiene miedo, y les ayudaremos con eso al 100 por ciento porque está fuera de control – completamente fuera de control.

Ahora, regresando a lo de los impuestos un minuto, como presidente tengo gran facultad tributaria en materia de comercio y en otros temas – más allá de lo que cualquiera comprende. Las facultades tributarias del presidente de los Estados Unidos son tremendas y si lo estudias podrás ver a qué me refiero. Por eso no quería tener esa reunión, sólo quería poner impuestos fronterizos. Dicho esto, si tú quieres reinstaurar las reuniones entre Luis, me gustaría que se reuniera con la gente que reuniré en los Estados Unidos. Nuestro secretario de comercio, el Sr. Ross, recibirá la aprobación muy pronto y tenemos un gran equipo de personas – Gary Cohen y muchos otros – tenemos muchísimo gran talento. Y este talento quiere que las cosas sucedan. Ellos hacen acuerdos, no les gusta obstruir. Tenemos algunos de ellos, pero tú también, por supuesto. Pero si no podemos llegar a un acuerdo, te digo que impondremos un impuesto considerable en la frontera sobre lo que llegue a los Estados Unidos porque, la verdad, no queremos sus productos a menos que sus productos estén gravados.No quiero los productos y menos impuestos. Y lo que eso significará será que las fábricas y plantas se empezarán a construir en los Estados Unidos porque los impuestos serán muy altos en México. No quiero hacer eso si logramos llegar a un acuerdo, así que Jared Kushner y Luis pueden llegar a un acuerdo con los equipos. Lo único que te pido es con respecto al muro, tú y yo tenemos un problema político. Mi gente se levanta y dice “Mexico pagará por el muro” y tu gente probablemente dice algo similar pero en idioma ligeramente diferente. Pero el hecho es que ambos estamos en un ligero aprieto político porque tengo que hacer que México pague por el muro – tengo que. He estado hablando de eso durante dos años y la razón por la que digo que van a pagar por el muro es porque México ha hecho una fortuna con la estupidez de los representantes comerciales de los Estados Unidos. Nos ganan en comercio y nos ganan en la frontera, y nos matan con drogas. Ahora, yo sé que no estás involucrado en eso, pero sin importar quién se está quedando con el dinero, billones y billones y billones – algunos dicen más – se están generando por el narcotráfico que viene de México. Muchos dicen que el negocio del narcotráfico es mucho más grande que el negocio de tomar el empleo de nuestras fábricas. Así que lo que recomiendo es – si vamos a continuar con el diálogo – que pensemos en algo para el muro. Ellos dirán “quien pagará por el muro, Sr. Presidente?” nos preguntarán a ambos, y ambos debemos decir que “pensaremos en algo”. De alguna manera saldrá. De lo contrario tú dirás “no pagaremos” y yo diré “nosotros tampoco”.

 

Ya que tú y yo hemos llegado al punto en el que ambos hemos dicho que no pagaremos por el muro. Desde un punto de vista político, eso es lo que diremos. No podemos seguir diciéndolo porque si vas a decir que México no pagará por el muro, entonces ya no querré reunirme con ustedes porque no podré vivir con eso. Estoy dispuesto a decir que lo resolveremos de alguna manera, pero eso significa que todo se arreglará y eso está bien. Pero ya no puedes decir que los Estados Unidos pagarán por el muro. Sólo voy a decir que lo estamos resolviendo. Créelo o no, esto es lo menos importante que podemos tratar, pero políticamente ésta es la plática más importante que podamos tener.Pero en términos de dólares – o pesos – es lo menos importante. Sé como construir de manera barata, así que costará menos de lo que dicen estos números que me presentan, y será un mejor muro y se verá muy bonito. Y cumplirá con su función.

 

Sabes, si miras a Israel – Israel tiene un muro y todo el mundo le dijo que no construyera un muro, los muros no funcionan – 99.9 por ciento de las personas que estaban tratando de cruzar ya no pueden hacerlo más. Bibi Netanyahu me dijo que el muro funciona. Además, hemos contratado al menos 15,000 hombres y mujeres más en la frontera – patrullando la frontera de manera muy cuidadosa. Simplemente ya no podemos seguir jugando el juego de la estupidez. Me gustaría seguir hablando. Cuando Jared dijo “ya no hay trato”, me alegré. Jared tiene un buen presentimiento con respecto al plan, aunque sé que sería políticamente más popular en México, pero sería menos popular para mí, siendo honestos. Creo que lo más popular que pueda hacer sería poner un arancel en la frontera. Pero estoy dispuesto a ver si terminan el plan. Por lo que he oído, han tenido buenas pláticas y se ve bien. Creo que tendrán que esperar 90 días – puede que exista un periodo estatutorio o algo similar y eso puede ser muy malo. Pero está bien, así que involucraremos al Congreso y los dejaremos determinar el periodo estatutorio. Si quieres hacer eso, Enrique, soy bueno en eso. Y quiero reiterar que tú y yo siempre seremos amigos, no te preocupes.

Peña: En términos de seguridad, Sr. Presidente, está claro que el crimen organizado es nuestro enemigo tanto como es el enemigo de su gobierno.

 

T: Enrique, tú y yo tenemos que derribarlo, tú y yo tenemos que derribarlo por completo. Escucha, yo sé qué tan duros son estos tipos, nuestras fuerzas armadas los derribarán como nunca has imaginado, trabajaremos para ayudar a derribarlos porque tu país no quiere eso. Están matando a tus ciudadanos en todas partes, están disparando en la cabeza a tus oficiales de policía y están asesinando a tus niños. Y nosotros los derribaremos.

 

EPN: Concuerdo completamente en que deberíamos trabajar juntos. Y déjeme decirle que mucho de lo que está sucediendo en términos de traficantes en México es apoyado en gran medida por cantidades de dinero y armas ilegales que provienen de los Estados Unidos. Y esto ha llevado a México a luchar contra grupos del crimen organizado con la participación de la milicia y todo el ejército mexicano. Y esto ha tomado muchas vidas dentro de las fuerzas armadas y todos los elementos que están comprometidos en esta lucha. Pero son grupos criminales que están bien armados, especialmente con armas que entran ilegalmente a México desde los Estados Unidos. Estoy completamente de acuerdo en que ambos gobiernos puedan trabajar juntos para eliminar y acabar totalmente con estas bandas criminales.

 

Y en otro tema, Sr. Presidente, sobre el comercio, creo que estamos avanzando de manera muy positiva, en especial a través del dialogo que nuestros equipos están llevando a cabo. Es una gran presión la que nos impone, Sr. Presidente, con respecto a quién va a pagar por el muro fronterizo. Esto es lo que sugiero, Sr. Presidente, dejemos de hablar sobre el muro. He reconocido el derecho de cualquier gobierno de proteger sus fronteras como considere necesario y conveniente. Pero mi postura ha sido y continuara siendo muy firme al decir que México no puede pagar por ese muro.

 

T: Pero no puedes decirle eso a la prensa. La prensa va a irse sobre eso y no puedo vivir con ello. No puedes decirle eso a la prensa porque no puedo negociar bajo esas circunstancias.

 EPN: Lo comprendo bien, Sr. Presidente. Entiendo este punto crítico y entiendo la crítica posición política que esto constituye para su país y para usted, Sr. Presidente. Encontremos una manera creativa de superar este obstáculo. Eso no quiere decir que éste no es un asunto importante, es un tema importante. Sin embargo, es por ello que debemos tomar el camino que comenzamos, porque cuando empezamos a hablar sobre el muro fronterizo, nos evita hablar de otro temas importantes que debemos discutir. Entiendo claramente lo que este asunto constituye para usted en los Estados Unidos. Y para México también es un asunto que va más allá de la situación económica, porque es un tema relacionado con la dignidad de México y se extiende al orgullo nacional de mi país. Dejemos de hablar por ahora sobre el muro. Encontremos una manera creativa para solucionar este asunto, para que esto sirva tanto a su gobierno, mi gobierno y a las sociedades de ambos. Dejemos este tema, dejémoslo de lado y busquemos una solución creativa a este asunto. Y avancemos en otros temas que creo que son positivos para nuestros países. Esa sería mi postura, Sr. Presidente.

También te puede interesar

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *