Heroína: seguridad nacional de EU y México

¡Comparte esta nota!

www.jorgefernandezmenendez.com

Hace una semana la presidenta de la Reserva Federal de los Estados Unidos, Janet Yellen sorprendió en una comparecencia en el congreso a los legisladores de su país cuando le preguntaron por qué había diferencias entre las ofertas de empleo y los empleos cubiertos. Dio algunas explicaciones económicas y luego dijo que una de las principales causas es la epidemia del consumo de heroína en la Unión Americana, especialmente en algunos estados industriales. 

Según Yellen habría dos millones de consumidores de heroína en plena edad laboral que, por el consumo, simplemente, dejaban de laborar, no les interesaba hacerlo o no eran aptos para ocupar algún puesto. Al mismo tiempo se recordó que el año pasado 60 mil personas, en su mayoría jóvenes y blancos de clase baja, habían perdido la vida por sobredosis en el consumo de heroína en ese país.

Cuando el consumo de una droga se torna un argumento económico de la Reserva Federal, estamos ante un problema que ha salido de las manos de las áreas de seguridad y sociales, y se convierte en un desafío de seguridad nacional. Eso es lo que está sucediendo con la heroína en Estados Unidos. De la mano con ello, la producción en México de goma de opio, uno de los precursores de la heroína, es la razón central del aumento de la violencia y los ajustes de cuentas. Hay otros, por supuesto, desde el nuevo sistema de justicia penal que deja a delincuentes en la calle hasta los enfrentamientos entre bandas criminales de todo tipo, pero los principales números de la violencia se dan en los estados productores de amapola, de donde se extrae la goma de opio que luego es procesada en heroína. Es en Guerrero, Sinaloa, Durango y Chihuahua, donde se han disparado los ajustes de cuentas, de la mano también de la pérdida de liderazgos históricos de esos cárteles, con la caída, entre otros, deJoaquín el Chapo Guzmán y Dámaso López. Si Estados Unidos ha tenido 60 mil muertos por sobredosis de heroína, nosotros hemos tenido un promedio de casi 20 mil asesinatos al año, durante la última década.

No toda la heroína que se consume en Estados Unidos proviene de México. Un porcentaje muy alto viene de Afganistán y otros países asiáticos, pasa por Canadá y desde allí se aprovisionan algunos de los principales mercados estadounidenses. El fentanilo, otro opiáceo mucho más fuerte que la heroína, también suele provenir de Asia e ingresa a la Unión Americana tanto vía México (y por eso la violencia en puertos como Manzanillo y Lázaro Cárdenas), como por Canadá, con la enorme diferencia de que la frontera norte de la Unión Americana con Canadá es absolutamente laxa en comparación con la dureza que se exhibe en el sur, con nuestro país.

Con este panorama no es en absoluto extraño que en la reciente visita del titular del Homeland Security de Estados Unidos, el general John Kelly, uno de los recorridos más importantes haya sido, acompañado por elementos del ejército mexicano, el que realizó para ver las labores de erradicación de amapola en la sierra de Guerrero. Hemos estado en la zona y en los últimos años el aumento de los plantíos y el número de campesinos involucrados en la producción de esos campos ha crecido geométricamente. Día a día, ya sea en forma manual o por fumigación, se destruyen decenas de plantíos en la zona, pero a las pocas semanas esos mismos terrenos vuelven a ser plantados y con las plantas genéticamente mejoradas que se están utilizando, a las pocas semanas se puede realizar una nueva recolección de goma de opio de los bulbos de la amapola.

Mucho más temprano que tarde la epidemia del consumo de heroína en Estados Unidos tendrá que devenir en una estrategia conjunta con México para destruir la oferta. Todo comienza a parecerse demasiado a lo sucedido con la epidemia de consumo de cocaína en los 90, que terminó con el plan Colombia.

Meade en Guerrero

Hablando de casualidades, el miércoles, al mismo tiempo que se informaba que la calificadora Standard and Poors elevaba la calificación de México de negativa a estable (por donde se lo mire una muy buena noticia que se suma a varias otras del ámbito económico), mientras el dólar seguía bajando, tocando el piso de los 17.45 pesos, y los números del turismo alcanzaban cifras récord, el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, hizo una visita a Guerrero y en uno de sus poblados más pobres y conflictivos, precisamente por la presencia de grupos delincuenciales, hizo entrega de una planta de agua a la comunidad. Será porque recordaba sus tiempos en la Sedesol (una secretaría, por cierto, desaparecida desde hace meses). Y se acerca la asamblea del PRI que, dicen, abrirá los candados.

Aviadores

La SEP de Aurelio Nuño, en un trabajo conjunto con la Conago que ahora encabeza Miguel Mancera, descubrieron 44 mil aviadores en las nóminas magisteriales, que le costaban al erario 5 mil millones de pesos anuales, mil millones de pesos más de los cuatro mil que se invierten en el seguro popular cada año.

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *