Riqueza y pobreza del libre mercado

¡Comparte esta nota!

Poco antes de morir, en octubre de 1993, Octavio Paz escribió en el semanario Proceso: “El mercado no tiene dirección: su fin es producir y consumir. Es un mecanismo y los mecanismos son ciegos”. En 2017, luego del gasolinazo y las presiones al peso, las palabras de Paz cobran vigencia. El mercado, a su aire, arroja contradicciones difíciles de digerir: en el mundo, dos mil personas que son multimillonarios (fortunas con más de mil millones dólares) detentan el 60% de la riqueza. Al mismo tiempo, 2 mil 300 millones de personas  (un tercio de la población mundial) viven en condiciones de extrema pobreza, con 9 pesos al día. Para completar el cuadro, mil 500 millones de personas viven en situación de pobreza, con 25 pesos al día, mientras que 500 millones más viven con un ‘salario’ de 40 pesos diarios. Tenemos pues, que la mitad del mundo ‘vive’ de observar cómo viven otros. Y ojo: las cifras citadas no son de algún enemigo del capitalismo y la globalización, sino del propio Banco Mundial en su informe más reciente (noviembre de 2016).

En México tenemos varios multimillonarios en la lista que cada año publica la revista Forbes. En contraparte, más de 35 millones de mexicanos viven en condiciones de extrema pobreza, en las cifras del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). El INEGI tiene cifras más decorosas (15 millones), pero faltaría incluir en la franja de pobreza a los que no son tan ‘extremos’ y sobreviven en la economía informal (10 millones y contando).                              En este sentido preguntemos, siguiendo la idea sobre el mercado como mecanismo ciego: ¿Son los multimillonarios y sus monopolios/oligopolios una ayuda para disminuir la pobreza de la población?, o de plano: ¿son los multimillonarios y sus monopolios/oligopolios la causa de que existan tantos pobres? Desde luego, estas  preguntas tienen que matizarse, pero es hora  de analizar un factor que en el siglo XX se convirtió en enigma y lastre: los monopolios no mejoraron la distribución de la riqueza en el planeta. El lector puede buscar un libro polémico del economista francés Thomas Piketty, El Capital en el siglo XX (Fondo de Cultura Económica, 2014). Ahí, con cifras de los últimos 240 años en Occidente, la ecuación económica es: la distribución de la riqueza no aparece automáticamente con la generación de la riqueza; al contrario: la riqueza se concentra en unos cuantos. La riqueza no gotea hacia abajo: fluye hacia arriba en la pirámide social.

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *