¿UNA NUEVA CONSTITUCIÓN?

¡Comparte esta nota!

Cien años de la Constitución Política de los Estados Unidos mexicanos de 1917, ¡vaya que ya es grande la señora! Merece un poco de respeto, ¿no?, la centenaria Constitución se embriaga de festejos y conmemoraciones en un año y en un mes que permitirá para muchos recordar que existe y que sigue siendo necesario materializar sus ideales, algunos tanto o más como al momento de su promulgación en Querétaro.

 

Cien años en los que ha tenido más de 600 enmiendas, de los 136 artículos que contiene la Constitución, 27 se mantienen intactos, mientras que 93 han sido modificados en una ocasión y 16 han tenido múltiples adecuaciones, entre ellos el artículo 73, que describe las facultades del Congreso de la Unión ha tenido 71 reformas y el 123 que describe los derechos de los trabajadores, con 24 enmiendas, son los más modificados Healy, 2016.

 

En medio de la fiesta, no falta quien busca una vía rápida para incorporarse a los libros de historia y plantea la pertinencia, incluso la necesidad de una nueva Constitución. Pero, ¿Quién cuenta actualmente con el capital político hoy en día para plantearse el magno proyecto de una nueva Constitución para México? ¿Quién de nuestros actores o grupos políticos actuales ha hecho honor a la promesa de cumplir y hacer cumplir los mandatos constitucionales?

 

Lo que necesita la Constitución es tener una nueva vida, llegar a la realidad del pueblo, que sus principios y máximas sean tangibles en el actuar común de todos los mexicanos, si no se guarda respeto por la Constitución de Madero, de Carranza, ¿Quién podría tener contemplación hacia la constitución de Peña?, si esta Constitución escrita con la sangre de las Adelitas y los revolucionarios no se ha hecho valer ¿Qué podríamos esperar de la constitución del PAN, PRI, PRD, MORENA y anexos?, ¿Será el deseo del pueblo mexicano, poner la redacción de una nueva Constitución en las manos de los autores de la reforma energética y política? Definitivamente no lo es.

 

Es cierto que hay artículos que requieren actualización o incluso una reorientación, pero es más cierto que muchos artículos de la Carta Magna encierran derechos pulcros que no se han llevado a la práctica, por el contrario se han pisoteado a lo largo de cien años, es ahí donde hay más camino por recorrer y donde se debe centrar la atención de los operadores de la vida pública en el Estado Mexicano.

 

 

 

 

 

 

LA REALIDAD MÁGICA JURÍDICA

(Derechos que no se aterrizan en los hechos)

Dr. José Francisco Báez Corona

@JosFranBaeCo

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *