¿Lo hallarán o nunca aparecerá?

¡Comparte esta nota!

Comentaré esta vez las distintas hipótesis que el imaginario colectivo ha tejido en torno a la suerte de Javier Duarte de Ochoa. Un sinfín de versiones circulan al respecto. Algunas descabelladas o como extraídas de una película de misterio. Otras más lógicas y apegadas a la realidad.

Van desde la creencia de que será detenido de un momento a otro hasta la de que nunca será encontrado ni vivo ni muerto, porque lo protegerán desde el más alto nivel político, o precisamente porque a muchos poderosos no conviene que sea encarcelado e interrogado, ya que revelaría información delicada que salpicaría a todos los beneficiados con el dinero que manejó y repartió a manos llenas.

¿Recuerdan a aquel diputado Manuel Muñoz Rocha, de los tiempos del presidente Carlos Salinas de Gortari, involucrado en el asesinato de José Francisco Ruiz Massieu? Desapareció y nunca más se supo de él.

Lo más seguro es que lo ejecutaron y desaparecieron su cadáver. Los muertos no hablan.

Por Javier Duarte ofrece la Procuraduría General de la República 15 millones de pesos de recompensa, cifra tentadora para cualquiera. Incluso para escoltas y demás empleados por muy bien pagados que estén. Lo delatarían sin el mínimo remordimiento y quizás hasta con morboso gusto.

Y una cirugía plástica conlleva riesgos que más vale no correr.

Para blindarse en caso de que planeen eliminarlo antes de que sea capturado y proporcione información comprometedora, necesita –tal vez ya lo hizo—esconder bajo siete llaves y ante personas de su más absoluta confianza, pruebas y nombres de todos los coludidos y beneficiados, responsabilizándolos de lo que pudiera ocurrirle a él y a su familia.

De lo contrario, su vida vale menos de un peso. O sea, nada.

Los momios en este momento se dividen entre quienes apuestan que pronto será detenido o que se entregará, y los que juran que jamás lo hallarán.

No sería el primero en desaparecer sin dejar rastro alguno. Si lo dudan pregunten a las miles de familias que lloran y buscan a seres queridos, que un día salieron de su hogar y jamás retornaron.

En fin, acaso un día de estos se nos informe que fue aprehendido y llevado a la justicia para rendir cuentas y reintegrar lo que a los veracruzanos pertenece.

¿O ustedes creen, amigas y amigos que nos leen, que del prófugo ex gobernador Javier Duarte de Ochoa nunca sabremos su paradero?

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *