Nuevo reclamo en EU por escultura de Picasso

Nuevo reclamo en EU por escultura de Picasso
¡Comparte esta nota!

La empresa británica Pelham Europe, que asegura haber cerrado un acuerdo de compra con una hija de Picasso anterior a otro efectuado con Gagosian, exigió el viernes a un juez federal la “transferencia” de la escultura Buste de femme (Marie Thérèse) y el pago de un monto no precisado por daños y perjuicios.

La obra, de 1931, fue exhibida hasta febrero pasado en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) con ocasión de la mayor exposición consagrada a esculturas de Pablo Picasso en 50 años y se encuentra actualmente en manos de Gagosian.

Gagosian asegura haber comprado Buste Femme (Marie Thérèse) en mayo de 2015 a la hija del artista, Maya Widmaier-Picasso, por más de 100 millones de dólares y en enero pasado acudió a la justicia para ser reconocido como su único propietario.

Sin embargo, Pelham Europe, fundada y dirigida por un ex especialista de la casa de subastas Christie’s, Guy Bennett, afirmó haber concluido en noviembre de 2014 un acuerdo de venta con Widmaier-Picasso por unos 36.9 millones de dólares (34 millones de euros).

Pelham Europe, que actuó en nombre de la familia real de Catar, habría pagado 6.5 millones de dólares antes de que la hija del artista anulara la venta en abril de 2015 y efectuase una segunda transacción por la obra en secreto un mes más tarde con Gagosian.

El juez federal William H. Pauley III ya estableció el 19 de septiembre como fecha de inicio del proceso, en caso de que las partes no lleguen a un acuerdo antes.

Denuncia de reventa

Mientras Gagosian señaló que una cláusula del contrato con Pelham preveía que la transacción sólo concluiría una vez que se pagase la totalidad del precio, el comerciante británico considera seguir teniendo los derechos de la obra y ya había presentado demandas al respecto en Suiza y Francia.

Más aún, Pelham denuncia que Gagosian revendió la escultura poco después a León Black, un empresario estadounidense y coleccionista de arte al que los medios identificaron como el comprador en 2012 de una de las cuatro versiones de la famosa pintura El grito de Edvard Munch.

En su presentación del viernes ante el juez, Pelham exigió se ordene “una declaración de que la Galería Gagosian no es la propietaria de la escultura y no tiene una prioridad de reclamo por encima de Pelham”.

Además, pide “un fallo ordenando la transferencia a Pelham del título de propiedad de la obra y la posesión física de la escultura”, así como pago por daños generales y gastos de abogados. Antes del concluir la muestra del MoMA el 7 de febrero, el juez Pauley III ordenó a Gagosian que la escultura no podía ser transferida de Nueva York sin un aviso previo a Pelham de “al menos 10 días hábiles”.

También te puede interesar

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *