Turquía acusa a PKK por explosión en Ankara; 11 detenidos

Turquía acusa a PKK por explosión en Ankara; 11 detenidos
¡Comparte esta nota!

El gobierno turco acusó a los rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) de haber perpetrado el atentado con coche bomba que mató a por lo menos 35 civiles el domingo en Ankara.

Pese a que no ha sido reivindicado, el primer ministro turco Ahmet Davutoglu aseguró el lunes que los investigadores cuentan con “elementos serios, casi seguros” que implican “a la organización terrorista separatista” en el atentado suicida.

Además, once personas vinculadas directamente con el atentado han sido arrestadas, añadió Davutoglu. Según medios de comunicación, entre 4 y 6 de ellas fueron arrestadas en la ciudad de Sanliurfa (sureste), donde fue comprado el vehículo que estalló el domingo por la noche en la plaza Kizilay.

El ataque dejó 35 muertos y más de 120 heridos.

Una mujer cuyo cuerpo fue hallado en el lugar de la explosión fue formalmente identificada como una “kamikaze”, indició el portavoz del gobierno, Numan Kurtulmus. La prensa turca la presentó como Seher Cagla Demir, de 24 años, cercana al PKK.

Un segundo cuerpo estaba siendo identificado el lunes por la noche. Podría tratarse del cómplice de la autora del ataque, según Kurtulmus.

Desde las primeras horas que siguieron el ataque, el gobierno turco privilegió la pista kurda. La aviación turca bombardeó por la mañana, en represalia, campamentos del PKK en el norte de Irak, según anunció el Estado mayor.

El atentado del domingo recuerda el del 17 de febrero en el mismo barrio de Ankara que dejó 29 muertos.

El atentado de febrero había sido reivindicado por los Halcones de la Libertad del Kurdistán (TAK), un grupo disidente de los rebeldes del PKK, que amenazó con nuevos ataques contra intereses turísticos.

El PKK afirma no estar vinculado a los TAK pero las autoridades lo consideran como un grupo utilizado en los ataques contra civiles.

“Cada vez que la organización terrorista está acorralada y puesta en dificultades por una operación de las fuerzas de seguridad, realiza actos contra civiles”, declaró Davutoglu. “Esta no es el primera vez que sucede”, afirmó.

El año pasado se reanudaron los combates entre las fuerzas de seguridad y el PKK en numerosas ciudades del sureste de Turquía, de población mayoritariamente kurda.

Los combates pusieron fin a la frágil tregua entre el gobierno y el PKK, que lleva a cabo una insurrección armada desde 1984.

Ola de atentados

Según Can Acun, un experto de la Fundación Turca para las Investigaciones Políticas, Económicas y Sociales (Seta), el PKK no ha conseguido movilizar a los kurdos en el sureste, por lo que ahora está “frustrado y parece haber optado por acciones espectaculares”.

Turquía también ha sido blanco de otros cuatro atentados desde junio atribuidos por el gobierno a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

El más grave, el del 10 de octubre, fue cometido por dos suicidas que se hicieron estallar en una manifestación prokurda frente a la estación central de Ankara. Murieron 103 personas. Esta ola de atentado ha provocado indignación entre los familiares de las víctimas. “El Estado no toma ninguna precaución”, estimó ante un hospital de Ankara Nihat Görgülü, tío de una víctima. “Al Estado no le importan sus ciudadanos”, dijo.

La oposición también acusó al gobierno. “Turquía no está bien gobernada”, lamentó el líder del Partido Republicano del Pueblo (CHP, socialdemócrata), Kemal Kiliçdaroglu. “No nos merecemos esto”.

También te puede interesar

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *