Los gastos en salud, pobreza y dieta de los mexicanos

¡Comparte esta nota!

Desde el año 2011, han sido varios los factores que han afectado la calidad de vida de los mexicanos, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el Reporte global de salud publicado a comienzos del 2015.

De acuerdo con el reporte, México es uno de los países donde las familias dedican un mayor gasto de bolsillo a la atención de enfermedades y tratamientos, por encima de países como Colombia, Argentina y Chile. Es decir, es uno de los países donde uno de los factores que determinan el alto gasto en medicamentos se atribuye a condiciones relacionadas con la mala nutrición de nuestra población y su calidad de vida.

Así, la epidemia de obesidad representa un medio por el cual destaca la situación de las familias y los mexicanos con los productos que consumen y por consecuencia distribuyen al desarrollo de bienes como sopas instantáneas, refrescos, productos chatarra en general, acompañados por la vida sedentaria y escasa de actividad física.

Ante lo anterior, es de considerar la condición que guarda la pobreza ante condiciones de salud, es decir, donde el ingreso escaso limita en número de opciones de alimentos basados en ingestas saludables de alimentos. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingreso-Gasto de los Hogares (2015) los niveles mas bajos de ingreso consumen porcentualmente más gasto en alimentos procesados y altos en calorías que los de más elevado ingreso.

No obstante lo anterior, -que en términos de interpretación porcentual podría ser cuestionado-, termina por reflejar que independientemente del ingreso, todas las familias consumen en algún grado alimentos procesados y con un alto valor calórico. Y en suma, una importante consideración al momento de explicar los niveles de enfermedades vigentes en el contexto de la ciudadanía mexicana. Y donde finalmente, los niveles de gasto en atención a ciertas enfermedades tienen su razón de ser en la identificación de enfermedades debidas a los productos en que gastan y consumen las familias mexicanas.

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *